Disponibilidad

El control de inventarios es una parte fundamental en la cadena de suministro, su objetivo principal es asegurar que el producto esté disponible en el momento adecuado y en las cantidades correctas para satisfacer la demanda de los consumidores, por lo tanto las marcas y los retailers hacen grandes esfuerzos para calcular el inventario que se requiere en cada punto de venta; sin embargo es necesario contar con el apoyo de los promotores de las marcas, para que ejecuten las acciones que le permitirán al shopper encontrar el producto que está buscando.

En la cadena de abastecimiento, se deben considerar 4 etapas que van relacionadas con los costos de este proceso:

ON ORDER

Cuando un Retailer genera una orden de compra a una marca, le implica un costo logístico como el embalaje, la transportación o el personal involucrado en la entrega del pedido, pero también debe considerar el Fill Rate, es decir el porcentaje de la mercancía entregada con relación al total del pedido, por ejemplo si se solicitaron 100 piezas y únicamente se entregan 90, el Fill Rate será del 90% y se puede utilizar para medir un artículo o el pedido completo. Si no se cumple con cierto porcentaje de entrega, el retailer penalizará a los proveedores, causándoles puntos en contra que afecta el nivel de confianza del comprador, incluso es posible que el retailer decida disminuir la cantidad de productos catalogados y sus espacios en el planograma de la tienda.

 

WARE HOUSE

Hoy en día las marcas deben de mantener alianzas estratégicas con las cadenas comerciales, estableciendo redes de comunicación que les permitan administrar la mercancía que se encuentra en los Centros de Distribución de los retailers, con el fin de establecer el inventario ideal para cada una de las tiendas, ya que se comportan de manera diferente por diversos factores como la ubicación.

 

ON TRANSIT

Las cadenas de supermercados cuentan con procesos estructurados para optimizar las entregas y obtener una eficiencia en costos, por lo que dividen la recepción de mercancía en dos grandes rubros:

  1. Distribución Centralizada: Corresponde al envío de producto a los centros de distribución, los cuales permanecen ahí hasta que sean solicitados por las tiendas, dependiendo de su desplazamiento.
  2. Entrega directa en tienda: En este caso se entrega la mercancía en la tienda mediante una compra pactada con anticipación; generalmente son para productos perecederos.

ON HAND

Finalmente el producto está en el almacén de la tienda y es aquí donde entra la labor de los promotores de las marcas para sacarlos del almacén, ubicarlos en el anaquel asignado, darle una exhibición correcta y atractiva, entre otras acciones para detonar la preferencia del shopper.

 

Existen otros costos que muchas marcas aún no consideran, pero que empiezan a jugar un rol clave en la ejecución, venta y cadena de abasto: 

COSTO VENTA CERO

Sin importar el motivo, es el costo para la marca, de perder ventas debido a desabasto de producto y que no puede ser corregido de forma inmediata con los esfuerzos del personal en PDV, además un pedido pendiente también genera costos, ya que se tiene que reprocesar la orden con todas sus implicaciones.

 

COSTOS POR ERROR EN PLANEACIÓN Y DRENADO (ROTACIÓN, LOGÍSTICA O CADUCIDAD)

En muchos casos estos no están 100% en control de la marca, pero si se pueden hacer escenarios de forecasting que anticipen disminuciones en la rotación y demanda de productos, como por ejemplo las fórmulas lácteas disminuyó su desplazamiento, ya que instituciones de salud generaron una campaña sobre los beneficios que aporta la leche materna, por lo tanto las marcas deben estar preparadas para ajustar su producción y los procesos logísticos de distribución, ya que de lo contrario podrían tener pérdidas por merma de producto, porque la cadena o marca deciden hacer un descuento para acelerar la rotación de inventarios excedentes o simplemente porque el shopper busca presentaciones más adecuadas.

 

Los procesos de abasto o SUPPLY CHAIN y LOGISTICA, han sufrido grandes cambios. Antes marcas y cadenas, creían que era preferible mantener un stock con grandes cantidades que favorecía la disponibilidad de producto con negociaciones de precio por volumen o costos de adquisición, sin embargo la tecnología y avances en el manejo de información, ha permitido u obligado cambiar el enfoque.

También hay que cuidar otros factores dentro de los impactos en la rotación y que muchas veces pueden estar del lado de la marca y su ejecución, por ejemplo cuando el personal en PDV decide llevar el producto de anaquel a una exhibición secundaria y descuida el punto principal de contacto con el shopper o cuando la frecuencia de visita o atención a PDV no está alineada con la velocidad de rotación y prioridad de la tienda, así como con indicadores de surtido de la cadena, lo que detona reducciones en ventas y mayor número de días de inventario en los que el producto no está exhibido, visible o en piso de venta.

 

Un estudio realizado por TNS, indica que uno de los factores clave del shopper al momento de comprar es el tiempo, ya que el comprador destina 30 segundos por categoría y cuando su viaje de compra está por terminar el tiempo se reduce a 8.5 segundos.

“El tiempo se vuelve una moneda para el ‘shopper’ porque si el retail le hace difícil encontrar los productos dentro del anaquel se pierden oportunidades de compra. En la medida que se le exija menos tiempo y se le haga más fácil la selección del producto su gasto promedio se incrementa”.

 

¿Cómo controlar el nivel de inventario?

Es importante decir que ningún análisis será confiable si la compañía no puede garantizar la veracidad del inventario con el que se cuenta físicamente. De aquí la importancia de contar con procesos operativos y herramientas adecuadas. Existen plataformas que permiten concentrar la información del Sell in y Sell out de diferentes puntos de venta e incluso emitir alertas cuando sea necesario para no generar sobre inventarios o caer en desabasto; de esta manera se podrá diseñar una política de inventarios eficiente, es decir establecer un compromiso entre el nivel de servicio que una empresa quiere brindar y el inventario que es capaz de mantener, modificando estas variables hasta llegar a un escenario ideal.

En Storecheck contamos con herramientas tecnológicas que te permitirán descargar datos de inventario, homologando, almacenando y transformando los datos de manera automatizada para convertir esta información en acciones estratégicas que se traducen en ventajas competitivas para tu marca.

Más de 90 marcas confían en nosotros.

Conócenos.

CONOCE MÁS

¿Te gustaría tener mayor certeza en el Punto de Venta y saber cómo reaccionar a tiempo para hacer crecer tu marca? Contáctanos.

Artículos recientes

Artículos populares

Artículos relacionados