canasta_basica.jpg
El alza de los precios en México no es un secreto y día con día los consumidores, en especial aquellos con poco poder adquisitivo, son los que más sufren esta causa.
 

Muchas familias tienen que empezar a recortar sus gastos y sustituir sus productos por otros que no afecten el poder comprar otra clase de productos necesarios. Sin embargo, estos aumentos de precios en los productos están afectando hasta la canasta básica.

De acuerdo a Luis Willard, analista sénior de Retail para Latinoamérica de GBM Casa de Bolsa con base en los datos históricos de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) el crecimiento en ventas está decreciendo. 

Esto significa que las personas están comprando menos en comparación a años anteriores. Los mexicanos están gastando menos y comprando menos productos no esenciales para su supervivencia.

Las causas de estos aumentos de precio pueden atribuirse a los aumentos en los precios de los combustibles y a una moneda nacional que sigue débil frente al dólar estadounidense.

La forma más eficiente de transportar los productos es por camiones que consumen combustible, de acuerdo a los datos de Scotiabank los precios del transporte aumentaron un 8.25% con respecto al año pasado. Costo que los consumidores finales tienen que absorber.

Y no solo eso también los precios de los alimentos aumentaron un 7.8% en comparación al año lo cual hace que los compradores mexicanos puedan comprar menos producto y por ende esto se ve reflejado en la baja de ventas que comentábamos anteriormente.

 

Pero, ¿Cómo se debe actuar ante esta situación? 

Si, el disminuir los precios para mantener un incremento lo más bajo posible es imprescindible tener una ejecución perfecta en tus puntos de venta. Esto se logra asegurando que tus productos estén en tienda cuando el comprador la visite.

Si el transporte aumenta de precio las personas al no encontrar un producto decidirán buscar otra opción que pueda satisfacer su necesidad de ese producto sin tener que volver a la tienda.
 

Otra opción es mejorar tu sistema de distribución para disminuir los costos de transporte y de manera eficiente hacer llegar el producto a los centros de distribución de tus clientes. Lo cual se logra implementando un sistema de Collaborative Planning Forecasting and Replenishment (CPFR) por sus siglas en inglés.

Al final del día es importante recalcar que la gran mayoría de los mexicanos viven una situación donde los constantes aumentos de precios por mínimos que puedan ser afectan la forma en la que consumen los productos ya sea en supermercados o tiendas de la esquina.

 Es por eso que si los productos que fabricas se ven afectados por la inflación debes tomar medidas para evitar que las ventas bajen y tus consumidores se decidan por no comprar tus marcas o peor aún elegir a la competencia.

 

Fuentes consultadas: 
Menor venta de bienes básicos

Contra un servicio de medición

Artículos recientes

Artículos populares