muestra_barrido_censo.jpg

Cuando se realiza una investigación que requiere una recopilación de datos en campo es necesario tener clara la metodología a utilizar para hacerlo.

Existen diferentes tipos, cada una depende del tipo de pregunta de negocio que se necesite contestar, ya que, en función a ésta, se determina si hay que hacer un muestreo tradicional, un barrido de una o varias zonas o levantar un censo.

 

Estudio basado en una muestra

¿Necesitamos visitar todo el universo para conocer nuestro desempeño dentro de un grupo? La mayoría de las veces no; una muestra con una adecuada dispersión geográfica que sea representativa del universo que se evalúa, nos puede contestar si nuestro desempeño es el óptimo. 

Un muestreo nos permite evaluar nuestro desempeño al interior de un universo o población con cierto nivel de confianza.

 

Estudio basado en un censo

Esta metodología se utiliza cuando conocemos el tamaño y la ubicación de nuestro universo. En este caso se haría un estudio basado en un censo, se visitaría el 100% del universo para establecer el nivel de cumplimiento de cada punto de venta.  

Por ejemplo, para un retailer, podemos correr un estudio de cumplimiento basado en un censo para determinar si se están ejecutando los planogramas establecidos en todas las tiendas, y en caso contrario entender cuáles son las barreras (lay out, tipos de mueble, promotoría de los proveedores, etc). 

Un estudio basado en un censo, se recomienda como punto de partida para diseño y ajuste de las estrategias a seguir, siempre y cuando se tenga el control de los puntos de venta y la capacidad de ejecutar a ese nivel.

 

Estudio basado en un barrido

Normalmente se utiliza el DENUE (Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas) o los Censos y Conteos de Población y Vivienda del INEGI (Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática) para conocer los tamaños de universo o población. Sin embargo, hay algunos canales informales que no son censados o bien, hay ocasiones en que no conocemos el universo de tiendas o población con ciertas características que son importantes para nuestro portafolio de productos. Un barrido, nos ayuda a cuantificar todos los elementos que son de nuestro interés en una zona determinada y medir en dicho universo nuestro desempeño o el de la competencia.

En este caso haríamos un estudio basado en un barrido para, por ejemplo, determinar la presencia / cobertura de mis productos en el universo de puestos semifijos con algún tipo de mueble o exhibidor de botanas y frituras en torno a las escuelas secundarias de la delegación Iztapalapa en la Ciudad de México.

Al momento de planear un estudio es importante tener muy clara la pregunta de negocio, y a qué nivel vamos a ser capaces de ejecutar para determinar si vamos a correr un estudio basándonos en un muestreo, en un censo o en un barrido.

Descarga e-book Monitoreo de Precios